Ser centenario. Conocer sobre un legado

Rosa Oriol posa junto a su hija Rosa Tous


La joyería es conocida por ser un oficio milenario, por lo que se trata de un arte del que pueden encontrarse muestras ya desde la prehistoria, en el antiguo Egipto que cabe destacar llegó a alcanzar un altísimo grado de perfección. No obstante, el trabajo de los orfebres aún no ha llegado a ser del todo bien conocido.

Es así, como el proyecto Escuela Tous de Joyería y Oficios Artesanos encontró su origen bajo la voluntad de dar a conocer dicho oficio y con ello potenciar la formación y la capacitación profesional dentro del sector. Esta es una iniciativa con la que Tous desea compartir su legado centenario con las nuevas generaciones de joyeros y artesanos.

Rosa Tous, quien es la vicepresidenta corporativa del OSO Tous, exalta que “Se planteó como un trabajo colaborativo con las escuelas, con becas a estudiantes de joyería para que puedan trabajar en una empresa real y ver cómo funciona un taller de joyería, sobre todo muy enfocado a la restauración de joyas”.

Este es un proyecto que va por su segunda edición. En 2018 llegaron a ser 20 los estudiantes que lograron un beneficio con las becas, de ellos, tres se incorporaron al mercado laboral. Los candidatos suelen ser seleccionados por medio de un riguroso proceso entre los estudiantes con un mejor expediente académico presentado por las escuelas que participan.

Asegura Rosa Tous que: “La joyería es sostenible. Nunca vas a tirar una pieza de joyería, las joyas siempre se guardan y se pueden restaurar”. Los centros educativos seleccionados son: Escuela de Arte Manolo Blahnik de La Palma; Escuela Técnica de Joyería Atlántico de Vigo; Escuela Municipal d’Art Arsenal de Vilafranca del Penedès; el JORGC (Col·legi Oficial de Joiers, Orfebres, Rellotgers i Gemmòlegs de Catalunya) de Barcelona; IES Barajas de Madrid; Escuela de Joyería de Córdoba, y Prezzi Escuela de Joyería de Ciudad de México. Cabe destacar que con cada una de estas escuelas se han realizado previamente acuerdos ad hoc, cuyo objetivo ha sido adaptarse a sus necesidades y horarios.

Las clases son impartidas en los talleres de Tous ubicados en Manresa, o también en los talleres colaboradores externos (como suele ser el caso de la escuela de Córdoba, ya que la normativa andaluza exige que las prácticas deben ser hechas dentro de la comunidad autónoma) y son los propios empleados de la empresa quienes se desempeñan como los profesores. “Lo que primero hicimos cuando pusimos en marcha el proyecto fue hablar con nuestros maestros artesanos, contarles el proyecto, y todos se entusiasmaron con la idea”, de esta forma lo acota la vicepresidenta de la joyería.

Con estos talleres los estudiantes tienen la posibilidad de conocer los detalles sobre los procedimientos y los materiales que son tan relevantes y punteros dentro del sector como lo es el electroforming, la esterilla, el titanio, los baños electrolíticos, los nudos y los pulidos y acabados. “Nosotros tenemos algunas características especiales como joyeros que de alguna manera nos diferencian de los demás.

Evidentemente en joyería hay técnicas que son universales y que todo maestro joyero de cualquier parte del mundo sabe. Pero nosotros, por ejemplo, trabajamos con el electroforming en algunas de nuestras colecciones, un sistema de fabricación que consigue piezas de mucho volumen con ausencia de soldaduras y muy ligeras. Y esas piezas normalmente necesitan máquinas láser para arreglarse o modificarse”, explicó Rosa Tous.