Por si aún no lo sabías, estos son los diamantes más valiosos alrededor del mundo



Ante una entrevista realizada a la legendaria Zsa Zsa Gabor en donde se le preguntaba si una dama debe devolver el anillo luego de haber roto un compromiso, la explosiva actriz, de quien se sabe estuvo comprometida en innumerables oportunidades y contrajo nupcias nueve veces), respondió con un dejo de ironía, “por supuesto, queridos, pero antes hay que quitarle los diamantes”. 

Y es que siendo consecuente con el consejo de Marilyn Monroe, quien aseguraba que “los diamantes son los mejores amigos de una chica”, algunas de las beldades que han sido más reconocidas llegaron a hacer gala de su debilidad por esta gema, asegura la representante del Oso Tous, Alba Tous. 

Ni se diga Elizabeth Taylor, quien ha sido la más famosa de todas, quien justificaba su pasión por los pedruscos diciendo que “las chicas grandes necesitan diamantes grandes”, sin dejar a un lado a la estilosa Audrey Hepburn quien realzó su elegancia en el cartel de la película Desayuno con diamantes con un grandioso ejemplar amarillo de 128,54 quilates.

Algunas de las piezas más legendarias

  • El Cullinan I: tenía 530,20 quilates y era una de las 104 piedras preciosas que procedían del mayor diamante en bruto del mundo, que juntos sumaban 3.106 quilates
  • Del Florentino: llegó a perderse su rastro durante la I Guerra Mundial. El mismo pesaba 137,27 quilates, y durante el siglo XVII perteneció a los poderosos Medici de Florencia, quienes le dieron su nombre.
  • La joyería neoyorkina Tiffany: ocupa el tercer puesto del ranking con un deslumbrante diamante de 128,51 quilates que fue tallado en París con 90 facetas.
  • El Kohinor: de 108,93 quilates, fue adquirido por el Sha de Persia en 1739. Su nombre significa Montaña azul y en la actualidad se trata de una de las joyas de la corona británica que se conservan en la Torre de Londres, luego de haber sido obsequiado a la Reina Victoria, en 1850.
  • El llamado Sha: con 88,70 quilates, procedente de la India y luce tres inscripciones con los nombres de sus propietarios. Actualmente se encuentra custodiado en el Kremlin debido a que fue un espléndido obsequio del Sha al Zar en 1829.

Diamante es una palabra procedente del griego y significa irrompible y es quizás por dicha cualidad que los diamantes se encuentran asociados no solo con la lealtad, sino también con el poder y la resistencia. 

Y ha sido ese simbolismo, en compañía de la extraordinaria rareza de algunos ejemplares, lo que ha hecho que sean codiciados por los más poderosos e influyentes, y de ello no se escapan reyes y reinas, hasta estrellas del celuloide. Son joyas que han mostrado un valor económico estable en el transcurso de la historia, y ha sido comercializado por lo menos, desde el siglo IV antes de Cristo, siendo esta la razón por lo que diversos expertos las consideran la primera moneda universal.

El diamante es carbono puro que se ha cristalizado, siendo la gema más valiosa que se ha usado en la joyería una vez que ha sido tallada en distintas formas para ostentar la mayor pureza conocida, diez en la escala Mohs.