El arte de la joyería de estos tiempos

Bodegón de joyas Tous con diseño oso Tous


En nuestros días, la joyería se presenta como una de las artesanías que ha llegado a realizar un enorme giro hacia el arte conquistando su autonomía por medio de una intersección. Se puede afirmar que el hacer artesano se ha mantenido en su núcleo, como una antigua tradición de la joyería que ha sido desafiada para que configure un tipo de arte cuya naturaleza ha de ser mestiza, pero logran entrecruzarse y llegan a entrelazarse en un terreno simbólico e imprevisible, a través de razones comunicativas y poéticas expresadas como arte, haciendo de la artesanía una verdadera arena creativa, y de esta manera lo ha aprovechado una de las marcas más reconocidas a nivel mundial, como lo es Tous.

En ella, de forma articulada se llega a desordenar las tradiciones del arte y también las visiones tradicionalistas que componen a la artesanía. Esta se trata de una joyería que propone constantemente tangibilidad, siendo esta palabra la que nos indica que algo se puede percibir a través de los sentidos. Así mismo, se encarga de reunir el pensar y el hacer, y por dicha vía logran crear y pensar con las manos proponiendo experiencias estéticas que se sienten con el tacto y también es posible llegar a razonar.

Son piezas que se perciben con los sentidos, sus formas, impresiones o sensaciones externas, que nos llevan a preguntarnos qué significan. De una manera tangible podemos ir percibiendo las primeras capas mediante los sentidos. Como si se tratara de una aventura interpretativa, reflexionamos y vamos descifrando significados de un vaso que jamás terminará de llenarse. De este modo, se llegan a desafiar principios como los que consideran que el arte se encarga de envolver al artista dentro de una investigación intelectual y además, nos propone experiencias que son de igual manera intelectuales.

Mediante la joyería contemporánea, pensar y hacer llegan a reunirse mediante una actitud emancipatoria que apunta a la igualdad de las capacidades. Así, en una actitud simbólica, los joyeros se dicen artesanos, pero llegan a argumentar como artistas. Este se trata de un mundo de razones que, en gran medida, llega a coincidir con otras formas de arte. No obstante, la joyería contemporánea no intenta imitar a otras formas de arte. Pero si coincide en lo más importante.

Tomando como base todo el arte, los joyeros han llegado a crear una matriz de escritura siendo esta propia de la joyería contemporánea y la misma corresponde a una manera de percepción idéntica de lo que la joyería puede ser en cuanto artefacto simbólico que se hizo no-proposicional. Esta no funciona de manera casuística. Matricialmente, esta basada en pensar y argumentar en referencia a la joyería. Esta matriz se divide de acuerdo a los joyeros y esos temas que seleccionan, pues entre temas del mundo y de la vida actual, llegan a despertar la sensibilidad de cada uno.

Es una naturaleza imprevista que llega a borrar la función de adornar el cuerpo, que en oportunidades resulta portátil y otras no, pero que además articula el hacer y el reflexionar, donde se aprecia la artesanía intersectandola con retóricas simbólicas de naturaleza artística y propuestas de experiencias estéticas tangibles. La joyería contemporánea es entonces, un arte reflexivo.